MINERÍA

La minería supone un escenario propicio para el desarrollo de la energía fotovoltaica por las características propias de su actividad y por la tendencia a la descarbonización en los sectores considerados hasta ahora como los más contaminantes. La posibilidad de ubicar instalaciones y plantas solares que produzcan energía limpia en cada una de sus localizaciones (planta de trituración primaria, plantas metalúrgicas, plantas de tratamiento de aguas, oficinas, etc.) es enorme.

Además de las ventajas de convertirse en un sector más respetuoso con el medio ambiente y de mejorar su imagen como empresa verde, la energía solar proporciona a las compañías minero-metalúrgicas un importante ahorro en la electricidad que contrarreste la subida del coste de la energía y la inestabilidad en los precios de las materias primas.

Nuestro compromiso con la industria extractiva queda reflejado en el acuerdo que ISE tiene desde hace años con AMINER, Asociación de Empresas Investigadoras, Extractoras, Transformadoras Minero-Metalúrgicas, Auxiliares y de Servicios (AMINER).

Ventajas 

Uso productivo de terrenos en la fase de restauración paisajística.

    • Posibilidad de vertido a red de energía excedente en épocas de baja o nula producción.
    • Estabilidad energética, que permite ahorro en mantenimiento correctivo y evita paradas de producción.
    • Las plantas fotovoltaicas flotantes permiten un ahorro de agua por evaporación en balsas, así como la reducción de la proliferación de algas al reducir la entrada de la luz solar.
    • Mejora de la imagen corporativa como empresa respetuosa con el medio ambiente.

Aplicaciones

El autoconsumo fotovoltaico puede asociarse a la minería en cada uno de los pasos del proceso productivo, con instalaciones en:

    • Plantas de trituración primaria.
    • Plantas metalúrgicas.
    • Plantas de tratamiento de aguas
    • Oficinas.

Además, según el modelo de explotación, las instalaciones pueden ser de autoconsumo (propiedad del dueño de la planta), PPA (power purchase agreement, en el que la mina compra a reducidos costes la energía producida dentro de sus instalaciones, pero no es propietaria de la instalación) o un régimen de copropiedad para zonas de canteras.

Las instalaciones de autoconsumo pueden utilizarse tanto para proporcionar suministro eléctrico como para facilitar la climatización (control de temperatura) de las minas subterráneas.

Componentes

Los componentes de una instalación fotovoltaica en una empresa minera dependen de si se trata de una instalación en suelo, en cubierta o flotante. Las dos primeras están constituidas por paneles solares colocados sobre una estructura fija.

En el caso de las plantas solares en balsa, se necesita una plataforma rígida sostenida por elementos de flotación y asegurada por un sistema de amarre en la que se colocan los bastidores que sostienen los módulos fotovoltaicos.

La energía se transmite a través de un cable submarino.

Funcionamiento

El funcionamiento de una instalación fotovoltaica asociada a un negocio minero es similar a la de cualquier otra instalación, con la singularidad de las plantas solares en balsa por su disposición más que por su funcionamiento.

En estas instalaciones, por las peculiares condiciones de su entorno, es fundamental la adecuada planificación de las tareas de operación y mantenimiento (O&M) y la monitorización constante de la planta. Hay que vigilar especialmente que no se acumule polvo de mineral y otros materiales sobre los módulos fotovoltaicos para no reducir su rendimiento o en el interior de elementos que se puedan deteriorar.

Formulario de contacto