Sobre-la-nueva-Ley-de-Cambio-Climático-y-Transición-Energética

Sobre la nueva Ley de Cambio Climático y Transición Energética

La Comisión de Transición Ecológica y Reto Demográfico del Congreso de los Diputados ha aprobado el Proyecto de Ley de cambio climático y transición energética. Esta nueva Ley de Cambio Climático y Transición Energética se alinea con «El Pacto Verde europeo» -The European Green Deal-, acordado por la Comisión Europea en diciembre de 2019, que establece una nueva estrategia de crecimiento para transformar la Unión Europea en una sociedad justa, con una economía próspera, que alcanzará la neutralidad climática en 2050.

El objetivo primordial es lograr, al menos, que un 74% de la energía producida proceda de energías de origen renovable. Además de aumentar la eficiencia energética a través de la disminución del consumo de energía primaria en un 39,5%. Para ello, el gobierno utilizará herramientas como el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima y la Estrategia de Descarbonización a 2050.

A continuación, describimos algunas de las medidas principales que incorpora la nueva Ley de Cambio Climático y Transición Energética.

Fomento del autoconsumo

Se incorporarán medidas para favorecer la integración del autoconsumo. Por ejemplo, se crea la figura del titular de almacenamiento como sujeto del sistema eléctrico.

Además, se establece la figura del agregador independiente, cuya participación en el mercado se basará en la compra o venta de diferentes consumos agregados o electricidad generada de consumidores, productores o instalaciones de almacenamiento. Permitiendo al usuario una mayor optimización de su consumo o de la energía producida en instalaciones de autoconsumo.

Se impulsa la hibridación, dando lugar a la incorporación de las distintas tecnologías de generación en una misma instalación. Esto permitirá la evacuación de la energía utilizando el mismo punto de conexión y la capacidad de acceso. Siempre cumpliendo con los requisitos técnicos exigidos.

Por último, se contempla la repotenciación de las instalaciones, permitiendo el aumento de la potencia instalada hasta alcanzar la máxima permitida para verter en la red. Con el objeto de minimizar costes e impacto ambiental a la vez que se optimiza el uso del recurso renovable.

Apuesta por las energías renovables

La neutralidad energética deberá lograrse, antes de la llegada de 2050, con la generación del 100 % de generación de energía a través de fuentes renovables y cero emisiones de carbono.

Reducción de combustibles fósiles

Una vez que entre en vigor la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, no habrá nuevas autorizaciones y permisos para las investigaciones y explotaciones de combustibles fósiles y energía nuclear. Por lo tanto, también se pondrá fin al fracking y a la minería radioactiva. Además del cese de la producción de carbón a nivel nacional y del fin de las subvenciones para combustibles fósiles.

Para impulsar la transición energética, se aprobarán planes que permitan fomentar los gases renovables y otros combustibles basados en energía renovable.

La lucha contra el cambio climático

Un porcentaje de los Presupuestos Generales del Estado se destinará a contribuir a los objetivos en materia de cambio climático y transición energética. Los ingresos procedentes de las subastas de derechos de emisión de gases de efecto invernadero serán empleados para el cumplimiento de los objetivos en materia de cambio climático.